lunes, 8 de febrero de 2010

Excesos

Llega el día,
con un odio que espanta.
Tus ojos asoman ese vértigo.

Me enmudece el alma,
grita mi enfado, grita mi alma.

Tantos días perdidos,
tantas horas sin esperanza

Tantos silencios ahogaron mi voz,
tanta ausencia toco la puerta,
Olvide el amor.


Te espero para llorar juntos.
Mirar como el barco parte a otras rutas.

Sibilademente